Durante los trabajos de rehabilitación de fachadas en Santander, una de las decisiones más difíciles que debemos tomar consiste en elegir el color adecuado para estas. La pintura de las paredes exteriores toma un papel fundamental en el revestimiento de la fachada, pues ayuda a proteger la estructura de las condiciones climatológicas y previene humedades.

Los colores neutros como el gris o el blanco y los naturales como el marrón predominan en las fachadas de los edificios, pero ¿en qué se basan las empresas de rehabilitación de fachadas en Santander a la hora de aconsejar a sus clientes sobre los colores que más les convienen?

Lo primero que debemos hacer a la hora de elegir el diseño de nuestra fachada es asegurarnos de que no existen normativas locales de restricción que prohiban usar determinados colores o elementos decorativos en el exterior de nuestras viviendas. Esto suele darse en zonas céntricas o históricas, además de nuevas urbanizaciones cuyas normas se rigen por un diseño innovador y único.

Una vez estemos seguros de tener la total libertad para elegir el color de nuestra fachada, debemos estudiar la estructura del edificio, tanto su forma como tamaño. Si es una construcción grande, deberás decantarte por colores suaves, si por el contrario quieres conseguir sensación de solidez, no dudes por optar por el gris o el negro. En el caso de que la fachada cuente con elemento decorativos, el contraste de colores será perfecto para resaltarlos.

La orientación de las paredes exteriores es muy importante, pues la luz natural aporta al color diferentes tonos dependiendo de la estación del año o la hora del día en que nos encontremos. La textura también es un factor influyente, pues cuanto más rugosa sea, de mayor potencia dotará al color.

Si aún necesitas ayuda para decidirte, nuestros expertos de Hefemar Empresa Constructora están dispuestos a asesorarte en todo momento sin ningún compromiso.