Las fachadas ventiladas en Santander tienen un objetivo principal: proteger los edificios ante inclemencias meteorológicas y aislarlos tanto térmica como acústicamente. Agresiones externas como humedades, viento, goteras o fuertes radiaciones pueden deteriorar tanto la superficie del edificio como el sistema estructural del mismo.

A pesar de la impermeabilización y el aislamiento, existen algunos problemas susceptibles de producirse en fachada. En caso de que tomen presencia algunos de ellos en la tuya, ponte en contacto con profesionales en fachadas ventiladas en Santander. Ellos encontrarán la raíz del problema y sabrán cómo solucionarlo. Te hablamos sobre los problemas con los que puedes encontrarte más a menudo.

- Uno de los más comunes y a la vez temido es la aparición de grietas y fisuras en las fachadas. Si te ocurre, contacta con un técnico que proceda a su reparación lo antes posible. Aunque en algunos casos podrán subsanarse con pintura, esto no es posible las mayorías de las veces.

- Debido a que las superficies de los edificios suelen contener humedad, no es extraña la presencia de algas y hongos en las fachadas. Este inconveniente podemos solventarlo nosotros mismos, basta con aplicar protectores contra la humedad después de haber realizado una limpieza de la fachada.

- Otro de los casos en los que conviene contar con un profesional es cuando se levanta parte de la pintura. La solución consiste en el leve picado de la superficie y la aplicación de pinturas fangosas.

- Es normal la acumulación de suciedad en la fachada, la cual desaparecerá mediante la aplicación de agua a presión. En casos extremos sí será necesario pintarla.

- También es común que se produzcan desconchados de revoco, lo que produce la pérdida de la adherencia. Suele suceder cuando existen grietas a las que no se les pone solución.

Cuanta con Hefemar Empresa Constructora, nos encargaremos de solventar cada uno de los problemas que sufra tu fachada.